Mormon Newsroom

Manos Mormonas que Ayudan: la satisfacción de servir al prójimo

Manos Mormonas que Ayudan: la satisfacción de servir al prójimo

Miles de voluntarios mormones ayudaron en diversas regiones del país ante los desastres naturales que ocurrían en el Perú.

Nota de prensa

No se quedaron en casa viendo las noticias, muchos dejaron la comodidad del hogar, el pasar tiempo con la familia y las amistades. Otros -a pesar de ser también damnificados y necesitar ayuda- no dudaron en salir a ayudar a sus vecinos. Todos ellos, con sus chalecos amarillos, hicieron que ante la tragedia, la esperanza salga a relucir.

Perú se convirtió en noticia por ser el país más afectado ante el fenómeno natural denominado "El niño costero" que generó lluvias incesantes, huaycos y desbordes de rios que dejaron a miles de ciudadanos sin  hogar. Esta tragedia también generó desavastecimiento en el suministro de agua potable, haciendo más dramático el problema en el país.

Miles de horas hombre invertidas, pero cada segundo valió el esfuerzo. “No podía quedarme solo lamentando lo que ocurría en mi país, debía hacer algo” nos indica José, quien a pesar de no contar con agua potable en su vivienda ubicada en Lima Norte, se acercaba todas las tardes a Palacio de Gobierno para ayudar con otros voluntarios en el empacado de las donaciones. “Recogía agua bien temprano en la mañana en un parque cercano y en la tarde me venía a ayudar”.

 

Jessica, quien vive en zona de desastre en Piura, estuvo presente con su chaleco amarillo en la entrega de donaciones en El Indio “Siento que esta es una linda oportunidad de servir al prójimo, yo también tengo familia afectada por las lluvias, pero están a salvo y esta es la forma en que agradezco a Dios por la bendición de saber que están bien”.

Cecilia, que incluso fue entrevistada por la Agencia Andina de Noticias, declaró que durante varios momentos se encargaba de transmitir entusiasmo a todos los voluntarios en Palacio de Gobierno, “Tenía que dar el tono alegre, porque las jornadas son bien agotadoras y el calor parecía que se incrementaba más, pero a pesar de ello, cumplíamos el propósito de acelerar el empacado de las donaciones y que estas puedan llegar a aquellas familias que lo perdieron todo con la tragedia."

Así como ellos, hay muchas historias de esfuerzo y amor al prójimo detrás de los miles de voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan, quienes con el deseo de hacer algo ante la desgracia, se convirtieron en actores activos para dar respuesta a la súplica de los que padecían. Estos voluntarios demostraron disposición de seguir el ejemplo de Jesucristo meduinate del servicio desinteresado a los demás.

 

Sobre Manos Mormonas que Ayudan

El programa de Manos Mormonas que Ayudan une a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y a sus vecinos para brindar servicio a la comunidad. Estos voluntarios, ataviados con sus características camisetas amarillas, ayudan a personas cuyas vidas se han visto afectadas por desastres naturales y otras emergencias. Los voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan también se asocian con organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro para apoyar y mejorar las comunidades en las que viven. 

El programa de Manos Mormonas que Ayudan refleja el deseo que los mormones tienen de seguir el ejemplo de Jesucristo por medio del servicio a los demás. Esta labor recibe los recursos de los servicios humanitarios de la Iglesia, y los proyectos los coordinan los líderes locales de la Iglesia.

El programa de Manos Mormonas que Ayudan se estableció en 1998, y desde entonces cientos de miles de voluntarios han donado millones de horas de servicio a sus comunidades. El programa se inició en América del Sur, pero desde entonces se ha extendido a casi cada rincón del mundo.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.