Nota de prensa

Mormones donan sangre en campaña masiva

Por décimo año consecutivo, cerca de mil voluntarios mormones respondieron a campaña que vela por la salud del prójimo.

 

Dona sangre, comparte vida, con esa consigna, muchos voluntarios del programa Manos Mormonas que Ayudan, conformado por miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), respondieron, por décima vez, al llamado para donar sangre y ayudar a miles de ciudadanos que por diversas razones requieren de una transfusión de sangre para salvar su vida.

La donación se realizó el sábado 21 de julio en Lima y Cusco. En Lima, los centros de donación se ubicaron en los edificios de la Iglesia ubicados en los distritos de Santa Anita, Independencia, Los Olivos, San Juan de Miraflores, San Isidro, San Juan de Lurigancho y la provincia del Callao.  También se realizaron donaciones de sangre en Iquitos el pasado 11 de julio, y esta misma actividad también se llevará a cabo en otras ciudades del país en las próximas semanas.

Las unidades de sangre recolectadas servirán para abastecer la reserva del Hospital Nacional Cayetano Heredia, Instituto Nacional de Salud del Niño (Hospital del Niño), Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja (Hospital del Niño San Borja), Hospital Nacional María Auxiliadora, Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión, Hospital Nacional San Juan de Lurigancho, EsSalud, entre otros.

“Para nosotros es muy importante el apoyo de ustedes (los mormones), porque nos ayudan a salvar la vida de muchos niños, que se atienden en nuestra institución. Este tipo de actividades altruistas permiten darle esperanza a las familias y a sus niños, dado que una unidad de sangre puede salvar la vida de tres hasta a cuatro niños”, manifestó la Dra. Mirtha Durand, del Instituto Nacional de Salud del Niño (Breña).

Por su parte la Dra. Rocío Landa, Jefe del Banco de Sangre del Hospital Antonio Lorena (Cusco), recalcó que, “no es la primera vez que recibimos la donación de sangre de la Iglesia de Jesucristo, ya estamos trabajando hace varios años. Este tipo de actividades son de gran ayuda para la atención de nuestros pacientes, incluso actualmente tenemos pacientes que todavía no pueden hacer la reposición, lamentablemente es la realidad de nuestro país”.

“Estamos muy agradecidos con ustedes, porque es gracias a ustedes que nosotros vamos a poner al alcance de nuestros pacientes toda la sangre o componentes que necesitan. Son muchos pacientes que sufren de quemaduras, accidentes de tránsito, cáncer u otras dolencias, todos esperando una oportunidad para seguir viviendo y atendiendo a su familia, esto lo hacemos gracias a los voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan”, declaró la  Dra. Martha Miranda Watanabe, Jefe del Banco de Sangre, del hospital Daniel Alcides Carrión (Callao).

El Dr. Juan Zubieta, jefe del servicio de Banco de Sangre, Hospital Guillermo Almenara, indicó que “Los mormones son un grupo maravilloso, muy optimistas, muy colaboradores, estamos contentos por la acogida, tienen ambientes muy amplios y cómodos”.

Por su parte, el Director de Asuntos Públicos en la región, Guillermo Estrugo, declaró que “El programa Manos mormonas que ayudan está siempre atento a poder apoyar a la sociedad en diversas necesidades y consideramos que es importante que el pueblo peruano pueda concientizarse de la importancia de dar de uno mismo al prójimo para ayudar al que necesita”

“Es una bendición cumplir 10 años de campaña de donación de sangre, así como es una gran bendición entender que después de haber donado más de 10 mil unidades, estos representen más de 30 mil vidas”.

“A nombre de nuestra presidencia del área, agradecemos la oportunidad que la población nos ha dado para hacer estas campañas de donación de sangre e invitamos a todos a reflexionar en lo importante que es dar servicio al prójimo sin importar raza, religión o situación social. A hacer lo que nuestro Salvador Jesucristo nos enseñó.” 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.